Proyecto ROSARIOFREAK.COM.AR

¿Qué es lo raro cuando lo normal es la anormalidad? Cuando el mundo parece dado vuelta, cuando las contradicciones y la falta de ética superan todo límite imaginable.
La normalidad cotidiana, vista desde no muy lejos es totalmente ridícula e imposible. Es que ya perdimos la cordura o quizás nunca la tuvimos.
¿Cómo explicar las cosas que aquí pasan a alguien cuya lógica cotidiana es totalmente diferente? Lo inverosímil, lo deforme por nunca haber estado formado.
Si cuando el mundo capitalista declaró su gran quiebra, en octubre de 1929, acá en Rosario inauguramos alegremente el nuevo y prominente edificio de la Bolsa de Comercio. El año que cae el muro de Berlín, en 1989 votamos intendente socialista (al uso nostro por supuesto). Es que somos tan tardíos, o nos gusta ir a contramano.

Pero si todo no es más que un dato informe, extraviado, mal hecho desde el cosmos a la puerta de su casa. Cosas de barrio, personajes, imágenes, supervivientes de esta rareza cotidiana. Pasen y vean, lean, escuchen, opinen.
No es la mesa de los galanes en un bar pintoresco, no es arrabal, no es ingenio, no es el diálogo de los perdedores, es mucho más simple, somos nosotros, los rosarinos. Quienes nacimos aquí o quienes un día llegaron, bastó con que viviesen un tiempo, que alguien se lo haya contado. Quienes lo conocen y aún nos quedamos, quienes esparcen este germen por el planeta. ¡Virus maldito! ¿Hasta dónde?

Rosario, una ciudad más en el cono sur del nuevo mundo, o todo uno propio por conocer. Las particularidades son suficientes, desde la idea de que todos de uno u otro lado nos conocemos, hasta encontrar distintas expresiones idiomáticas en diferentes barrios. Pichincha, Saladillo, Echesortu, Alberdi, Florida, Cristalería. De aquí o de allá, se bajó de la K.

Ya nada será igual, bienvenido a la ciudad freak, bienvenido a ROSARIO FREAK.

Tenemos amigos

ROSARIO - ARGENTINA - 2002